Medio centenar de personas disfrutan de la Ruta Sefardí organizada por Mem Guímel

 

El pasado domingo 13 de mayo, muchos de los alumnos que han finalizado con éxito el III Seminario Permanente de Hebreo patrocinado por el Instituto de las Culturas, disfrutaron con la ruta “Melilla Sefardí”, acompañados de familiares y de los máximos responsables de la Asociación Socio-Cultural Mem Guímel. 

A las 10.30 horas, en la plaza de Estopiñán de nuestra emblemática Ciudadela, se daban cita unas 50 personas, comenzando el recorrido.

La doctora en Historia, Mª Elena Fernández, y colaboradora de Mem Guímel, era la encargada de ilustrar en los primeros pasos a los visitantes de esta “Ruta Sefardí”.

La primera parada se producía en la Calle San Miguel, en la conocida “casa del Manco”, donde los hermanos Salama erigieron la primera Sinagoga en suelo español tras la expulsión de 1492. Jacob Salama puso al frente de la Sinagoga a su suegro el tetauní Rab Halfón Hachuel. Esta Sinagoga se cerró en 1917 para trasladarla a la calle Alfonso XII. 

Durante esta primera parte del recorrido se dan datos históricos desde la llegada de los primeros judíos en 1864, con ellos comienza la multiculturalidad, así como la forma de nacionalizar a los foráneos, la apertura de comercios como la funeraria del Sr. Melul, sus casas, el compromiso con la sociedad y la política, su aportación a la urbanización y el desarrollo de la ciudad, etc. 

Posteriormente, se visitó el lugar donde estuvieron ubicadas las Sinagogas Melul, en la desaparecida Calle Hornos y la de Benchimol, en la que hoy hay una tienda de antigüedades. Estas dos Sinagogas abren al culto judaico en Rosh Hashaná (Año nuevo) de 1868. Cumpliéndose en septiembre 150 años, fecha a tener en cuenta. Cerrando las dos en 1917, trasladando su mobiliario y los Sefer Torá a la Sinagoga Isaac Almosnino.

La siguiente parada se hizo en el Museo Sefardí, donde Mordejay Guahnich les hizo un recorrido sobre  la vida judía y su calendario, destacando el papel importante del Shabat (sábado) y las festividades. En la segunda sala, liturgia e importancia del Sefer Torá, era lo explicado. La última sala es una réplica del frontal de la Sinagoga “Or Zaruah”, una maqueta de la sinagoga y un cartel donde se explica la aportación judía al modernismo, en especial a nuestro edificio emblemático de la Casa Melul, en la Avenida Rey Juan Carlos I nº1.

Dejando la ciudadela, centinela perenne de Melilla, le tocaba el turno al Barrio del General Larrea, conocido popularmente como “el Mantelete”. De gran importancia para la expansión de la ciudad, entre ellos los judíos, quienes ubicaron allí sus comercios y viviendas. En la calle Alfonso XII se ubica la Sinagoga Salama y el domicilio de Jacob Salama. Continuando en la Plaza de las Culturas con la conocida como “Casa Salama” y el monumento en memoria de D.  Yamin Benarroch.

Una vez llegado a la Sinagoga “Or Zaruah”, se hace apreciar la belleza del arquitecto trasmitida por Enrique Nieto y las molduras de escayolas interiores de Maeso. Para entrar a la Sinagoga se repartieron las kipot que se hicieron gracias a la subvención del Instituto de las Culturas, las cuales llevan su logotipo y el de Mem Guímel.

El colaborador de Mem Guímel, Moisés Murciano, finalizó la intervención durante esta ruta, dando unas explicaciones de los términos ‘hebreo’, ‘israelita’, ‘judío’, ‘israelí’, ‘sefardí’ y áshkenazí’. Continuó con la importancia de la liturgia y partes de una Sinagoga, la alimentación Kasher y respondió a las diversas preguntas que le hicieron.

Una grata mañana, con un magnífico tiempo acompañando a la expedición, donde los responsables de Mee Guímel asentaron, aún más si cabe, los conocimientos de los alumnos del Seminario y donde se dio a conocer esta cultura judío-sefardí a los acompañantes, quienes muchos de ellos afirmaron su intención de participar en el próximo Seminario Permanente de Hebreo.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: